Cómics

Historietas en el Louvre

La pinacoteca más grande del mundo acogerá durante las próximas semanas una exposición dedicada í­ntegramente al universo del cómic. Un "arte menor" que llama cada vez con más fuerza a las puertas del reconocimiento institucional.

0
0 votos
16-01-2009
Publicidad
Le Petit Dessein, un juego de palabras entre Dessein que puede traducirse por propósito o intención, y Dessin (dibujo), es el titulo de esta muestra que hasta el dí­a 13 de abril vestirá las paredes del centro del arte mundial por antonomasia. Como reconocen los promotores del evento, el cómic es una "práctica cultural contemporánea" cuya presencia cualitativa y cuantitativa en el mercado del arte va en aumento. Le Petit Dessein, un juego de palabras entre Dessein que puede traducirse por propósito o intención, y Dessin (dibujo), es el titulo de esta muestra que hasta el dí­a 13 de abril vestirá las paredes del centro del arte mundial por antonomasia. Como reconocen los promotores del evento, el cómic es una "práctica cultural contemporánea" cuya presencia cualitativa y cuantitativa en el mercado del arte va en aumento.
Parece ser que la intención principal de la institución es la de “rejuvenecer” la actual imagen hermética del museo. La iniciativa se corresponde con un proyecto iniciado en 2005, en colaboración con la editorial francesa Futuropolis. Desde esa fecha hasta ahora se han editado hasta cuatro volúmenes que recogen la colaboración de grandes dibujantes y guionistas, como Nicolás de Crécy o Marc-Antoine Mathieu, y que pretenden mostrar en formato de novela gráfica, algunas de las historias que podemos encontrar en la pinacoteca, y acercarlas al gran público.
 
Pese a que la muestra no es ni de lejos un reflejo de la historia del cómic, ni de su aporte al arte contemporáneo, resulta muy significativo que las altas esferas del arte institucional recurran al lenguaje de la historieta, y a sus recursos gráficos y narrativos, para acercar a la gente al arte clásico. Esta exposición se centra en el proceso de creación de estos volúmenes, que tan bien han funcionado en las librerías francesas. Según sus organizadores, Además de permitir "ver y comprender" la creatividad y el trabajo artístico y literario que exige la realización de un cómic, la exposición debe servir para hacer "un primer balance" de los cuatro primeros títulos editados.
 
Queda pendiente por lo tanto, la incorporación real del lenguaje del cómic a los círculos del arte contemporáneo reconocido, así como el homenaje a los más emblemáticos autores que hicieron de la historieta lo que hoy es. Sin embargo, gestos como este no hacen más que evidenciar que este arte que creció en los kioscos, salto a las librerías, y generó toda una industria dirigida a un amplísimo y variado público, es digno de un reconocimiento académico y cultural que, sin duda, acabará llegando. 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad