Internacional, Brasil y su influencia en latinoamérica

Brasil ha asumido su papel como lí­der regional

La construcción de un corredor bioceánico de 4 700 kilómetros, que une los puertos de Santos en el Atlántico, con los puertos chilenos de Arica e Iquique en el Pací­fico, atravesando territorio boliviano; con ello, Brasil tendrá la posibi

0
0 votos
16-01-2009
Publicidad
Brasil se ha posicionado como uno de los dos principales captadores de la inversión extranjera directa en América Latina, Brasil se ha posicionado como uno de los dos principales captadores de la inversión extranjera directa en América Latina,
Brasil es uno de los paí­ses más poblados en el mundo, ubicándose en el quinto lugar, con 191 millones de habitantes. También es el quinto paí­s en el mundo en superficie con 8.5 millones de kilómetros cuadrados y poseedor además de ricas y variadas materias primas.

Brasil ha asumido un papel lí­der en América Latina toda vez que ha lanzado satélites al espacio exterior como los tres que ha colocado junto con China catalogados como de observación y control ambiental de la Amazoní­a, de vigilancia de las fronteras. El satélite permite detectar cualquier irregularidad en la selva amazónica: tala inmoderada, búsqueda de metales y piedras preciosas, actividades de narcotraficantes. Gracias al uso de ese tipo de satélites Brasil ha conseguido reducir 52% de la deforestación amazónica. Estos satélites han permitido incluso obtener imágenes de las propiedades de los hacendados del estado de Goiás respecto a la medición de las tierras y al tipo de siembras que realizan calculando así­ las contribuciones que deben realizar al fisco.

La construcción de un corredor bioceánico de 4 700 kilómetros, que une los puertos de Santos en el Atlántico, con los puertos chilenos de Arica e Iquique en el Pací­fico, atravesando territorio boliviano; con ello, Brasil tendrá la posibilidad de beneficiarse de distintos acuerdos comerciales y una salida al Pacifico.

Brasil se ha posicionado como uno de los dos principales captadores de la inversión extranjera directa en América Latina,

Lula quiere que su paí­s llegue al puesto número uno en el plano internacional, dado su papel de potencia emergente. Para alcanzar tal objetivo, el Jefe de Estado brasileño debe asumir el liderazgo a nivel regional, para guiar el proceso de integración de los paí­ses latinoamericanos alrededor de Brasil, y representar así­ los intereses de América Latina frente a la comunidad internacional. Lula parece tener muy claro el estrecho lazo entre la primací­a regional y la relevancia global.

Brasil lidera un cambio relevante en el marco del viejo sueño bolivariano de integración regional. Un consenso se estarí­a generando en torno a que debe ser Brasil el lí­der de este espacio y el motor de la integración polí­tica, económica y de seguridad en Sudamérica.

El principal fenómeno está dado por el proyecto de la Unión Sudamericana de Naciones y el Consejo de Defensa Sudamericano, ambos proyectos brasileños.

Ambos órganos ilustran el liderazgo que Brasil intenta imponer, dejando abierto el cuestionamiento a saber en que medida el gigante carioca buscara a través de ambos proyectos establecer una hegemoní­a regional o en su defecto erigirse como el Estado equilibrador de las relaciones sudamericanas.

Desde una perspectiva geopolí­tica, las oportunidades de desarrollo que tiene América latina, a partir de la década de los 90 y hasta la actualidad, se vieron impulsadas porque se acabó la Guerra Frí­a. Eso ha hecho que la tendencia intervencionista norteamericana, que hubo en los 40, 50, 60 y 70, no exista ya; al menos no del mismo modo. Y la prueba es que en las dos administraciones Bush Jr., América latina se ha caí­do de la agenda norteamericana y nadie se ha rasgado las vestiduras en Estados Unidos. Eso es muy importante entenderlo, porque el cambio geopolí­tico mundial le ofrece oportunidades inéditas a América latina, que debe saber aprovechar

Es un momento en el que empiezan a jugar un papel fundamental las potencias regionales, formando constelaciones de poder y estabilidad en su propia área de influencia, y al mismo tiempo, tienen un papel de interlocución en el tablero internacional con las potencias hegemónicas de otras regiones del mundo: China, India, Rusia, Sudáfrica.

Brasil se está convirtiendo en el referente como potencia regional, de tal modo que cuando haya asuntos de la región latinoamericana que afecten al sistema internacional, las grandes potencias mundiales cuentan con ella.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad