Entrevista a Toni Cantó

"Llueve en Barcelona" en el Valle-Inclán de Madrid

"El teatro en general, pese a la cacareada crisis, está en muy buen momento por que ahora la gente siente necesidad de encontrar mensajes"

0
0 votos
15-01-2009
Publicidad
Este 22 de enero empezáis la representación de “Llueve en Barcelona” de Pau Miró, dirigida por Francesco Saporano, con María Valverde y Víctor Clavijo, hasta el 8 de Marzo, ¿qué se va a encontrar la gente en esta obra?
 
Se van a encontrar con tres personajes que reflejan bastante bien la degradación que sufre nuestra sociedad. La pareja de chavales jóvenes que viven en el Rabal en un piso de mierda en un barrio muy deprimido; ella se dedica a la prostitución con la equiescencia y los ánimos de él, de su pareja por decirlo de alguna manera. Y el personaje que yo interpreto que es el de un burgués catalán que baja de vez en cuando a ese barrio como si fuera de safari y mantiene encuentros con esta chica, y le abre un mundo diferente al que ella está acostumbrada a vivir.
 
Pau Miró dice respecto a la obra que en ella se entremezclan las conversaciones de altos vuelos y bajos fondos…
 
A mi lo que me interesa del tema es cómo los dos mundos están degradados. Pau no libra, ni libera, ni salva a ninguno de los dos, están metidos en un mundo de prostitución, interés, drogas salvaje… y él, que en teoría es de un lugar intelectual, educado, tampoco se salva, casi al contrario, lo que hace es utilizar a esta chica para sentirse superior a ella, jugar a darle clases, a salvarla cuando no lo hace porque la sigue utilizando.
Yo creo que los tres son tres personajes muy oscuros que son un símbolo del tipo de sociedad que estamos construyendo.
Hay otra reflexión y es que la educación y la cultura no tiene porque salvarnos “per se”, porque el tipo éste que trabaja en una librería, que está en contacto con la cultura, que es muy educado e intelectual, está tan podrido como los otros por dentro.
 
¿Políticamente incorrecta?
 
Si, es un tragicomedia en la cual se da una solución final que aparentemente para ellos es buena pero a mi en el fondo se me presenta como bastante nefasta… que no puedo desvelar.
 
¿Tenéis previsto representarlas en otras ciudades?
 
Las temporadas en el teatro nacional son cortas, y está bien que así sea. Es una buena política porque caben más montajes en un año. Lo que intentaremos es que la obra alargue su vida por el resto del país.
 
Pese a que vivimos una época de crisis creciente parece ser que el teatro está en muy buen momento.
 
El teatro está en buen momento desde hace tiempo, pero también está sintiéndose golpeado por la crisis en el sentido en el que los ayuntamientos y las autonomías tienen menos dinero para comprar funciones y para llevar sus teatros públicos. Esto hace que contraten menos representaciones, o que contraten representaciones de uno o dos actores, que es una tendencia ya desde hace tiempo, en fin, la crisis también se nota.
Pero el teatro en general, pese a la cacareada crisis, está en muy buen momento por que ahora la gente siente necesidad de encontrar mensajes, y porque el abuso de tecnología en otros sectores, cine, televisión… hace que los espectáculos en vivo y en directo tengan un sentido muy importante.
 
¿Por esa característica que tiene el teatro de la exclusividad de la representación…? eso la gente lo reconoce.
 
Si, especialmente en esta obra en la que la escenografía y esa sala de Valle Inclán, la Francisco Nieva, realmente nos tienen al lado. La primera fila si alarga la mano nos toca, la posición que hay de la escenografía y el patio de butacas que se ha construido con muy buen criterio creo yo por parte del director y del equipo técnico del nacional, para mi es excelente y nos permite un trabajo de detalle. De poder confiar en que a la gente le van a llegar las mínimas cosas, y eso es muy bueno. Te permite un tipo de interpretación muy real, no tienes que ampliar tanto el gesto y la voz, que suele dar otro tipo de problemas.
 
¿Que otros proyectos tienes ahora?
 
Estoy moviendo un par de cosas en Valencia que espero que salgan pronto, dirigir y producir un espectáculo, y estoy acabando una novela que se editará este año… un poco liado. Pero estoy a diez días del estreno y no me cabe otra cosa, ni si quiera de pensamiento, que estar ahí con lo que es el teatro… unos días te crees que lo tienes bien y al día siguiente es como “¡Dios mío no estoy haciendo nada bien, esto es un horror!”, es un periodo muy bonito y muy intenso.












 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad