Internacional, referemdum en Venezuela

Venezuela da luz verde al referéndum popular para la reforma constitucional

La hipocresí­a de los medios de comunicación en Europa y EE UU nos muestra a los cambios en la constitución de Venezuela como la perpetración de una especie de golpe de estado y la instauración de un dictador.

0
0 votos
15-01-2009
Publicidad
La reforma constitucional que no se queda en la mera cuestión de la figura del presidente, va más allá, propone cambios en la redefinición de un estado más justo para el pueblo Venezolano y más injusto para la intervención del Imperialismo y la dependencia que ha generado históricamente. La reforma constitucional que no se queda en la mera cuestión de la figura del presidente, va más allá, propone cambios en la redefinición de un estado más justo para el pueblo Venezolano y más injusto para la intervención del Imperialismo y la dependencia que ha generado históricamente.
La Asamblea Nacional venezolana aprobó este miércoles, el proyecto de enmienda constitucional que permitirá al presidente de la República y a otros cargos de elección popular la postulación ilimitada a los distintos comicios que se realicen en Venezuela.

Los diputados manifestaron en la plenaria que la enmienda "amplí­a los derechos polí­ticos de los venezolanos", porque les da la opción de reelegir cuantas veces quieran a gobernantes que hayan hecho bien su trabajo.

Por su parte, los parlamentarios de la oposición argumentaron que la enmienda no trata de ampliar las potestades de los ciudadanos, sino que busca "institucionalizar el monopolio del poder".

Cilia Flores, presidenta de la Asamblea, informó que este viernes presentarán ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) el proyecto, para que posteriormente el ente sea el encargado de convocar en 30 dí­as continuos la consulta en la que el pueblo venezolano decidirá sí­ desea o no las modificaciones a los mencionados artí­culos de las Carta Magna.

Los diputados oficialistas que aprobaron el proyecto de enmienda, denunciaron la manipulación que se ha tejido en torno a la iniciativa por parte de factores polí­ticos opositores y medios de comunicación privados, al presentarla como un mecanismo de "reelección indefinida" que busca la perpetuación en el poder del presidente venezolano, Hugo Chávez, y del resto de cargos de elección popular.

"Es mentira que estemos discutiendo la reelección indefinida. Lo que estamos proponiendo es que quienes ejercen esos cargos tengan la posibilidad de que el pueblo los reelija", planteó Luis Gamargo, del Partido Socialista Unido de Venezuela

Chávez propuso dar rango constitucional a los consejos comunales, establecer como base del paí­s a las ciudades, divididas en comunas y comunidades, fijar la jornada de trabajo en seis horas diarias y organizar un sistema de seguridad social universal, así­ como recibir poderes para diluir los actuales estados y municipios en otras entidades, bajo su autoridad directa, cuando lo considere conveniente.

También pidió aumentar su mandato de seis a siete años, permitir la reelección presidencial indefinida, suprimir la autonomí­a del Banco Central, reconocer la propiedad social al lado de la pública y la privada, y crear milicias populares junto a las Fuerzas Armadas convencionales, que además se definirán como "un cuerpo esencialmente popular, patriótico y antiimperialista".

La Asamblea realiza otros cambios, de común acuerdo con el mandatario, como reiterar la igualdad de todos ante la ley, sin discriminaciones fundadas en condiciones étnicas u orientaciones sexuales; fijar la edad mí­nima para votar en 16 años, sin alterar la de mayorí­a de edad que permanece en 18, y abrirle espacio al esquema integracionista conocido como Alternativa Bolivariana para las Américas, ALBA.

La hipocresí­a de los medios de comunicación en Europa y EE UU nos muestra a los cambios en la constitución de Venezuela como la perpetración de una especie de golpe de estado y la instauración de un dictador.

A Felipe González en España no le llamaron dictador cuando estuvo 14 años como Presidente del Gobierno, En Alemania no se han atrevido a decir eso de Helmut Coll, En Gran Bretaña de Tony Blair, en Italia de Andreotti, paí­ses que todos ellos permiten la reelección sin restricciones y nadie se rasga las vestiduras ni habla de dictadura.

Por que se permiten entonces decir eso de la reforma que Hugo Chávez lleva adelante en Venezuela, a caso no es un presidente elegido por el pueblo de Venezuela democráticamente.

La reforma constitucional que no se queda en la mera cuestión de la figura del presidente va más allá, propone cambios en la redefinición de un estado más justo para el pueblo Venezolano y más injusto para la intervención del Imperialismo y la dependencia que ha generado históricamente.

Busca la participación del pueblo en las instituciones del estado, dándoles el grado de institución estatal a las comunas y comunidades. Permitiendo la participación del pueblo en la defensa del estado.

Y ante todo es el pueblo de Venezuela el que decidirá en las urnas.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad