Avances contra el cáncer

metástasis, no se ven pero están

La metástasis no es la parte final del proceso del cáncer, sino que arranca en el mismo origen del tumor. Esto permite pensar en prevenirlas y obliga a tratarlas antes de que aparezcan.

0
0 votos
15-01-2009
Publicidad
Los resultados de una revisión hecha por el investigador español Isidro Sánchez Garcí­a, del Centro de Investigación del Cáncer (CIC), de Salamanca, con los de otros dos grupos ingleses y uno francés, apuntan a que el proceso de metástasis no se darí­a según el modelo lesión-diseminación-metástasis como se creí­a, sino que es en las propias células iniciales del tumor en las que se producen las alteraciones genéticas que conducen a su diseminación. Los resultados de una revisión hecha por el investigador español Isidro Sánchez Garcí­a, del Centro de Investigación del Cáncer (CIC), de Salamanca, con los de otros dos grupos ingleses y uno francés, apuntan a que el proceso de metástasis no se darí­a según el modelo lesión-diseminación-metástasis como se creí­a, sino que es en las propias células iniciales del tumor en las que se producen las alteraciones genéticas que conducen a su diseminación.
Según estos resultados, el cáncer sería una enfermedad general desde el principio. Y, por lo tanto, hay que pensar en ella y tratarla como si lo fuera, aunque no haya evidencia de que haya una extensión a otros órganos. En cuanto a los tratamientos actuales eso significa aplicar desde un principio los protocolos indicados para enfermedad diseminada. Es decir, estaría indicado el empleo de quimioterapia desde un principio. En segundo lugar, los genes involucrados en la temprana diseminación, llamados Snail, podrían ser objeto de nuevos tratamientos que trataran de bloquearlos. La participación de estos genes en la formación de metástasis había sido ya demostrada por el grupo de Isidro Sánchez y comprobada por otros grupos extranjeros. Y, tercero, el siguiente paso ahora es comprobar si el análisis de estos genes puede servir como marcador, como seguimiento de la evolución de la enfermedad y su repuesta al tratamiento. El  investigador español está trabajando con el Servicio de Oncología del Hospital Universitario de Salamanca para comprobar su utilidad en enfermos de cáncer de mama, colón y ovario, lo que podría contribuir a mejorar los tratamientos. El avance que estos resultados rinden para la batalla contra la enfermedad es dar herramientas que nos permita ir por delante del tumor frente a estar impotentes viéndolas venir, prever su evolución, y ofrecer información precisa y sistemática posible sobre su evolución. De confirmarse, este sería un gran paso.  
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad