Selección prensa internacional

Declina el poder americano

Paul Kennedy juzga excesivas las expectativas levantadas por la victoria de Obama acerca de la recuperación del declinante poder norteamericano

0
0 votos
15-01-2009
Publicidad
Traemos hoy a la sección un largo artí­culo de Paul Kennedy, publicado ayer en el Wall Street Journal. Como muchos de nuestros lectores recordarán, Paul Kennedy es el autor, hace ahora más de 20 años, de "Auge y caí­da de las grandes potencias", un libro de historia universal dedicado a trazar un cuadro general de los ciclos de ascenso y decadencia de los grandes imperios de los últimos 5 siglos
 Wall Street Journal
Wall Street Journal
Traemos hoy a la sección un largo artí­culo de Paul Kennedy, publicado ayer en el Wall Street Journal. Como muchos de nuestros lectores recordarán, Paul Kennedy es el autor, hace ahora más de 20 años, de "Auge y caí­da de las grandes potencias", un libro de historia universal dedicado a trazar un cuadro general de los ciclos de ascenso y decadencia de los grandes imperios de los últimos 5 siglos
Frente a la idea, que germinaría sólo unos años después, tras la caída del Muro de Berlín, de que la derrota de la URSS había traído consigo “el fin de la historia” y que el imperio americano había quedado para reinar otros mil años, Kennedy opuso una visión materialista de cómo los momentos de máximo auge de las grandes potencias, eran justo el instante en que comenzaba su declive. Cómo la historia enseñaba que es la máxima expansión del poder político-militar imperial la que empieza a erosionar la misma base material-económica en que se sustenta. Y que una vez iniciado ese proceso, es la base económica la que empieza a erosionar el poder político-militar iniciando su declive (que puede ser más o menos abrupto o prolongado en el tiempo, pero inevitable). Tampoco EEUU, defendió en los años siguientes, a contracorriente del mundo académico e intelectual de occidente, escapaba a esta inexorable ley de la historia.
En el artículo que reproducimos hoy, Kennedy vuelve a echar un jarro de agua fría sobre las excesivas expectativas levantadas por la victoria de Obama acerca de la recuperación del declinante poder norteamericano, aceleradamente erosionado en los 8 años de Bush. Para Kennedy las asombrosas cifras del doble déficit norteamericano (fiscal y comercial) empiezan a recordar “al estado de endeudamiento internacional que los historiadores asociamos a reinados como el de Felipe II de España y de Luis XIV de Francia”. Y las circunstancias de la llegada de Obama, al que le ha estallado una crisis de igual o mayor envergadura que la del 29, no pueden hacer sino agravarlo. Seguir dependiendo de la financiación exterior de China es, para el historiador, abocar “a un gran cambio en los equilibrios financieros mundiales como el que ocurrió entre el Imperio británico y los Estados Unidos entre 1941 y 1945”, período en el que EEUU llegó a concentrar el 80% del oro y las reservas de divisas mundiales.
A su juicio, puesto que el desplazamiento del poder mundial “hacia Asia y fuera de Occidente parecen difícilmente reversibles”, lo más sensato que pueden hacer Obama y su equipo es facilitar esa transición a fin de evitar “ásperos”, “violentos” y “desagradables” choques.
 
 
 
 
Declina el poder americano
 
Parece que el mundo tropieza, a partir del año verdaderamente horrible de 2008, en el muy asustadizo año de 2009. Los enemigos de América tienen muchas razones para pensar que el poder del número uno mundial recibirá golpes más fuertes que la mayoría de las otras naciones grandes. Esas razones serán dibujadas más abajo. Pero quiero comenzar observando un rasgo curioso de los seres humanos que, en su mismo dolor, parecen gozar del hecho de que otros estén más lastimados. (Uno puede casi oír al aristócrata triste de Chekhovian declarar: “¡Mis estados están dañados, Vasily, pero los suyos están cercanos a la ruina!”) Tan es así , que mientras que hoy  Rusia, China, América latina, Japón y el Oriente Medio puedan sufrir reveses, se entiende que el perdedor más grande será el Tío Sam. ¡Para el resto del mundo es un consuelo magnífico!
Pero, ¿a qué lógica se debe pensar que América va a perder más terreno en el porvenir que otras naciones, excepto en la vaga idea de que cuanto más alto se sube, más dura es la caída?
La primera razón es, seguramente, los verdaderamente excepcionales déficits presupuestario y comercial de EEUU. No hay nada en el mundo comparable a ellos en términos absolutas e, incluso cuando están calculados en proporción a la renta nacional, los porcentajes parecen más cercanos a aquellos que usted esperaría de Islandia o de algunas economías mal dirigidas del Tercer mundo. A mi juicio, los déficits fiscales proyectados de los EEUU para 2009 y más allá dan miedo, y me sorprende que tan pocos miembros del Congreso lo reconozcan en el hecho de la precipitación colectiva hacia la puerta titulada “estímulo fiscal”; los desequilibrios previstos son preocupantes por tres razones.
La primera es por lo rápido que han cambiado las proyecciones totales, y siempre en una dirección más sombría. Yo nunca he visto, en 40 años de estudios de la economía de las granes potencias, que las cifras se movieran tan a menudo y en proporciones tan extensas. Hablando con claridad, alguna gente cree que Washington es simplemente una impresora. La segunda razón del miedo es porque nadie parece estar seguro de cómo este dinero será provechosamente (o irresponsablemente) aplicado. Deseo a la  administración de Barack Obama todo lo mejor, pero me asusta la perspectiva de que él y su equipo se sientan bajo tales presiones de tiempo en cuanto al reparto del dinero que no tomen las precauciones adecuadas, y partes de él se deslicen hacia malas manos (...) Imprimir parte del dinero sin garantía es bastante malo. Fragmentarlo en cortesanos es peor.
La tercera cosa que me tiene realmente asustado es que probablemente vamos a tener muy poco dinero. El Tesoro se va a comprometer a devolver las decenas de miles de millones que van a ser emitidos cada mes en los próximos años. Claro, algunas empresas financieras, magulladas por su exuberancia irracional en acciones y materias primas, se harán con una cierta cantidad de bonos del Tesoro, incluso con una ridículamente baja (o no) tasa de interés. Pero esto no cubrirá un déficit estimado de $ 1.2 billones en 2009.
No importa, se dice, los extranjeros pagarán con mucho gusto por el papel. Esta idea me ha angustiado. Porque es en primer lugar (sin que sus partidarios lo reconozcan) un terrible signo del declive relativo de EEUU (...) Hoy (...) nuestra dependencia de los inversionistas extranjeros se aproxima más y más al estado de endeudamiento internacional que los historiadores asociamos a reinados como el de Felipe II de España y de Luis XIV de Francia (...) Es posible que las primeras ventas del Tesoro de este año podrían ir bien, los inversionistas aterrados pueden preferir comprar bonos por los cuales no se pague nada a acciones de compañías que se pueden ir a pique (...) ¿La gente cree realmente que China puede comprar y comprar, cuando sus inversiones aquí están en un estado lastimero, y su gobierno puede verse con una enorme necesidad de invertir en su propia economía? Si sucede un milagro, y China compra la mayor parte de los $1.2 billones ¿cuál sería entonces nuestro estado de dependencia?
Podríamos estar asistiendo a un gran cambio en los equilibrios financieros mundiales como el que ocurrió entre el Imperio británico y los Estados Unidos entre 1941 y 1945. ¿Eso nos hace felices? Con todo, si el apetito extranjero por la deuda norteamericana se enfría, pronto habrá que empujar los tipos de interés hacia arriba.
Si he dedicado tanto espacio a las aflicciones fiscales de EEUU, es porque conjeturo que su escabrosa y profunda severidad exigirán la mayor parte de nuestra atención política durante los dos años próximos, y situará así otros problemas importantes en primer plano. Es verdad que las economías de Gran Bretaña, de Grecia, de Italia y de una docena de otras naciones desarrolladas están heridas casi tan gravemente como la nuestra, y muchas partes de África y América latina están al borde del precipicio. Es también verdad que la abrupta caída del coste de la energía ha golpeado a gobiernos como el  de Vladimir Putin en Rusia, Hugo Chávez en Venezuela, y Mahmoud Ahmadinejad en Irán, con el efecto esperado de contener su capacidad de fabricar desafíos.
Por otra parte, los datos sugieren hasta ahora que serán las economías de China y de la India las que sigan creciendo (no tan rápido como en el pasado, pero todavía en crecimiento), mientras que la economía norteamericana se encoge en términos absolutos. Cuando el polvo de esta alarmante y quizás prolongada crisis económica mundial se asiente, no debemos esperar que la participación de los PIB nacionales sean los mismos que, por ejemplo, en 2005. El Tío Sam podría tener que bajar un clavija o dos (...)
Como sugerí [hace 20 años], una persona fuerte, sana y musculosa, puede llevar un fardo impresionantemente pesado cuesta arriba por largo rato. Pero si es esa persona pierde fuerza (problemas económicos), y la carga sigue siendo igual de pesada o incluso mayor (la doctrina Bush), y el terreno se vuelve más difícil (ascenso de nuevas grandes potencias, del terrorismo internacional, de los estados fallidos), entonces el caminante que una vez iba fuerte comienza a retardarse y a tropezar. Que es precisamente cuando los otros caminantes, más ágiles, menos cargados, consiguen avanzar y acercarse.
Si lo antedicho es incluso verdad sólo a medias, las conclusiones no son agradables: las dificultades económico-políticas de los años próximos comprimirán gravemente muchas de las promesas ofrecidas por Obama en la campaña electoral; esta nación va a tener que tener que tragar, a nivel nacional, algunas decisiones muy difíciles, y no debemos esperar, incluso a pesar de un aumento de la buena voluntad internacional hacia los Estados Unidos, ningún aumento de nuestra capacidad relativa de actuar decididamente en el extranjero. Una persona maravillosa, carismática y altamente inteligente ocupará la Casa Blanca, pero en las circunstancias más difíciles a las que EEUU ha hecho frente desde 1933 o 1945 (...)
Este país posee enormes ventajas comparativas con otras grandes potencias en su demografía, su densidad de población, sus materias primas, sus universidades, su investigación, su fuerza de trabajo flexible, etc. Estas fortalezas han sido eclipsadas por casi una década de irresponsabilidad política en Washington, por las anomalías y la codicia desenfrenada en Wall Street y las excesivas empresas militares en exterior. Las cosas habrían podido ir mejor, aunque eso no quiere decir que Estados Unidos pueda volver a la preeminencia que tuvo lugar en los días, por ejemplo, del Presidente Dwight Eisenhower.
Los cambios tectónicos del poder mundial, hacia Asia y fuera de Occidente, parecen difícilmente reversibles. Sin embargo, políticas sensatas de la Casa Blanca y el Congreso podrían ayudar ciertamente a hacer esas transformaciones históricas menos ásperas, menos violentas y mucho menos desagradables. Este no es un mal pensamiento, ni siquiera para “declinistas” como yo.
THE WALL STREET JOURNAL. 14-1-2009
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad