Crisis del automóvil: Nissan-Barcelona

¡Ni un despido más!

Tras varios meses de movilizaciones y paros de los trabajadores de la Nissan en Barcelona, se han reabierto estos dí­as las negociaciones entre la empresa y los sindicatos para el recorte de la plantilla

0
0 votos
14-01-2009
Publicidad
CCOO (sindicato mayoritario en el Comité de empresa), que en su dí­a se opuso a los despidos, en estos momentos declara que para que la factorí­a de Zona Franca sea competitiva hay que reducir personal. Ahora de lo que se trata es cuantos trabajadores van a la calle y en qué condiciones. CCOO (sindicato mayoritario en el Comité de empresa), que en su dí­a se opuso a los despidos, en estos momentos declara que para que la factorí­a de Zona Franca sea competitiva hay que reducir personal. Ahora de lo que se trata es cuantos trabajadores van a la calle y en qué condiciones.
Las movilizaciones de los trabajadores consiguieron tirar por tierra el primer expediente de regulación de empleo presentado por la empresa, una propuesta de 1680 despidos. El precio ha sido muy alto, la suspensión temporal  de hasta 3500 contratos de trabajo hasta el 31 de Marzo, una cantidad de puestos de trabajo en suspensión de empleo bastante alta en comparación con otras empresas del sector en condiciones similares, por ejemplo SEAT mantiene 750 contratos suspendidos en estos momentos.
Los sindicatos hablan de aguantar la situación hasta principios del 2010 cuando lleguen nuevos productos para fabricar en la factoría de Zona Franca y para ello reclaman modelos de transición que presumiblemente irán por un sistema rotativo de suspensión de empleo o por la prejubilación de trabajadores mayores de 55 años, como ya se ha hecho en otra empresas en situaciones parecidas. Mientras, las empresas auxiliares, que fabrican piezas para la Nissan o la SEAT, o realizan alguna fase del proceso productivo, como es el caso de ESSA  (Estampaciones de Sabadell S.A.) despiden directamente la mitad de su plantilla.
Después  de oponerse a los despidos y movilizarse contra ellos, la alternativa a la hora de sentarse a negociar no puede ser reducir una parte de la plantilla. Si se espera que la situación cambie en los próximos años, como prevén los sindicatos para la Nissan, deben defender alternativas de creación de riqueza y empleo gestionadas por los trabajadores, no de destrucción de empleo, teniendo en cuenta que detrás de los despidos producidos directamente se suceden indirectamente el de trabajadores de empresas auxiliares. Por ejemplo, que se reduzca el sueldo de la plantilla de manera que se mantenga la competitividad de la fábrica, eso sí, a cambio de que los trabajadores participen en los beneficios, o a cambio de la adquisición de acciones de la empresa.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad