Educación

TDAH: El Granjero y El Cazador

Los diagnósticos de trastornos de atención e hiperactividad han crecido en los últimos años. Sin embargo estamos ante una patologí­a que es una desconocida y, según algunos expertos, inexistente.

0
0 votos
14-01-2009
Publicidad
El primer diagnóstico de hiperactividad data de 1902, pero es en los últimos años cuando se han desarrollado investigaciones más especializadas y nuevos tratamiento. El psicoanalista Juan Pundik califica de "cocaí­na pedagógica" y "enfermedad inexistente" el TDAH - Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad - porque incluye tal cantidad de sí­ntomas que abarca un abanico extensí­simo de psicopatologí­as cotidianas. El primer diagnóstico de hiperactividad data de 1902, pero es en los últimos años cuando se han desarrollado investigaciones más especializadas y nuevos tratamiento. El psicoanalista Juan Pundik califica de "cocaí­na pedagógica" y "enfermedad inexistente" el TDAH - Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad - porque incluye tal cantidad de sí­ntomas que abarca un abanico extensí­simo de psicopatologí­as cotidianas.
Según el DSM-IV – Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales – de la American Psychiatric Association, hacen falta cumplir más de 6 criterios de hiperactividad y menos de 6 de inatención para diagnosticar TDAH: moverse en el asiento, levantarse cuando debería estar sentado, correr en situaciones inapropiadas, sordera ficticia, no seguir las instrucciones, verborrea, excitación, olvidar cosas necesarias para su actividad, evitar tareas que requieren un esfuerzo continuado…
 
Aunque según las estadísticas a un 7% de los niños en España se les ha diagnosticado el TDAH, posiblemente un porcentaje mucho mayor reúne varios ítems de los arriba citados. “Es posible que el paradigma del TDAH esté convirtiendo en aberraciones patológicas algunos aspectos de la conducta que antes se consideraban como una parte natural de la variación humana”, Juan Pundik “El niño hiperactivo, déficit de atención y fracaso escolar” – Edita Filium -.
 
En esta misma línea y recogiendo las “voces a contracorriente”, el divulgador científico y locutor norteamericano Tom Hartmann acuñó la hipótesis del “granjero y el cazador”: Como resultado del proceso evolutivo, el tránsito de una sociedad primitiva formada por cazadores nómadas a una agrícola y sedentaria habría dejado una impronta en el comportamiento social. Los rasgos de esta hiperactividad crónica formarían parte de un comportamiento social primigenio propio de los hombres como seres sociales. Al fin y al cabo la agricultura es relativamente reciente comparada con los milenios que el ser humano ha formado parte de grupos de cazadores en continuo movimiento y lucha en un estadio muy primitivo del desarrollo.
 
Juan Pundik es Director de la Plataforma Internacional Contra la Medicalización de la Infancia – Plataforma ICMI -, desde la que se denuncian los intereses de las multinacionales farmacéuticas en la comercialización del metilfenidato como tratamiento del TDAH, lo que condicionaría e incluso dirigiría las investigaciones de la supuesta patología y su tratamiento.
 
Frente a esto hay varios caminos en marcha. Se maneja el concepto de hiperfocus o forma de transformar esas características clasificadas como síntomas en beneficio del individuo, incluso como ventaja. Y por otra parte Rosa López, miembro de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis – ELP - aborda el papel del psicoanálisis como tratamiento para estos casos. La contradicción con el proceso freudiano es la necesidad de que el sujeto sea responsable-objeto del tratamiento: “A mi modo de ver el hecho de no considerar al niño como un sujeto responsable, en el sentido de que no puede dar cuenta de sus actos ante otro, no implica que no estemos frente a un sujeto de pleno derecho y, por ende, responsable de su deseo inconsciente”
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad