Se estrecha el cerco sobre la ciudad de Gaza mientras crece la tensión en la región

"Han disparado sobre una mujer con una bandera blanca"

La extrema crudeza de la masacre en Gaza está provocando una radicalización acelerada de los pueblos de los paí­ses árabes del entorno de Israel

0
0 votos
14-01-2009
Publicidad
La crueldad ignominiosa de los ataques israelí­es -que en la última semana han atacado sin miramientos escuelas abarrotadas de refugiados indefensos, que ejecutan a los prisioneros bombardeando edificios donde han confinado a centenares de personas, o que arrojan bombas de fósforo blanco contra la población civil- ha provocado no sólo una ola de indignación en la opinión pública mundial, sino también de los organismos internacionales. La Asamblea General de la ONU estudiará la posibilidad de pedir que Israel sea juzgado por los tribunales internacionales por su violación de las convenciones de Ginebra y el derecho internacional. La crueldad ignominiosa de los ataques israelí­es -que en la última semana han atacado sin miramientos escuelas abarrotadas de refugiados indefensos, que ejecutan a los prisioneros bombardeando edificios donde han confinado a centenares de personas, o que arrojan bombas de fósforo blanco contra la población civil- ha provocado no sólo una ola de indignación en la opinión pública mundial, sino también de los organismos internacionales. La Asamblea General de la ONU estudiará la posibilidad de pedir que Israel sea juzgado por los tribunales internacionales por su violación de las convenciones de Ginebra y el derecho internacional.
"Existe una opinión bien fundamentada de que tanto el ataque inicial contra Gaza como las tácticas empleadas por Israel son graves violaciones de la carta de la ONU, las convenciones de Ginebra y el derecho internacional humanitario. Existe consenso entre los expertos legales independientes de que Israel es una potencia ocupante y está por tanto obligada a cumplir lo que establece la cuarta convención de Ginebra, que prohíbe los castigos colectivos como el bloqueo de Israel", afirmó ayer el relator especial de la ONU sobre los territorios palestinos, Richard Falk.
 
Mientras tanto, las tropas israelíes avanzan con cada vez mayor dificultad hacia el centro de la sitiada Ciudad de Gaza, donde se concentra la mayor parte de la población de la franja. Las milicias palestinas causan cada vez más heridos y bajas, aunque la superioridad militar de la infantería israelí sigue siendo abrumadora..
 
El asalto de las fuerzas terrestres contó con el apoyo de la Fuerza Aérea y Naval, que atacó unos 60 objetivos principalmente en la capital de la franja. En las últimas horas las fuentes médicas palestinas informaron de que medio centenar de palestinos habían muerto en los ataques. El balance de victimas se aproxima –ya no hay cifras exactas- al millar de muertos palestinos y a los 3500 heridos.
 
Los combates también fueron particularmente intensos en la zona de Rafah, al sur de la franja, donde desde ayer la artillería y la aviación bombardean duramente las inmediaciones de la frontera con Egipto. Fuentes militares aseguran que destruyeron 35 túneles subterráneos.
 
De lo que no informan las fuentes militares –más bien lo desmienten calificándolo de “infundado”- son de las informaciones estremecedoras que llegan de la franja. Según informó la ONG israelí “Betselem”, el ejército israelí abatió ayer en la aldea de Khuza a una mujer de 50 años que salía de su casa con una bandera blanca en la mano para que el resto de su familia pudiera seguirla y abandonar la vivienda. Según los testigos, la mujer había caminado veinte metros junto con otros 3 hombres de su misma familia, que también fueron alcanzados por los disparos israelíes. Tras el ataque muchos otros vecinos se refugiaron en un edificio próximo en el que al menos 46 personas esperaban ayer ser evacuadas.
 
Mientras tanto la tensión en la zona volvió a crecer hoy, al caer tres proyectiles en las poblaciones del norte de Israel lanzadas desde el sur de Líbano. Al igual que el ataque de hace una semana, no se ha identificado al grupo responsable, y tanto Hizbulá (partido islamista libanés, hermanado con Hamás) como las distintas facciones palestinas residentes en Líbano han desmentido su autoría. Sin embargo, Hizbulá hoy ha declarado hoy en un comunicado que "los estados árabes tienen la responsabilidad de poner fin a la agresión" israelí contra la franja de Gaza, así como la de "imponer la retirada sionista y suprimir el bloqueo".
 
La extrema crudeza de la masacre en Gaza está provocando una radicalización acelerada de los pueblos de los países árabes del entorno de Israel, y también de algunos gobiernos enemigos de Tel Aviv, como Líbano o Siria. Incluso la moderada Jordania han retirado su delegación diplomática. La internacionalización del conflicto es una posibilidad que nadie hoy puede descartar.


¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad