La recalificación de S&P eleva el coste de la deuda

El crédito de España bajo vigilancia

Las reacciones ya han sido nefastas, el Ibex reaccionó a la baja provocando la pérdida de todo lo ganado por la bolsa en lo que va de año

0
0 votos
13-01-2009
Publicidad
De un plumazo, la agencia norteamericana Standard & Poor´s ha provocado que la bolsa española pierda todo lo ganado en el presente año y traerá un fuerte encarecimiento de los costes de financiación del Estado. De un plumazo, la agencia norteamericana Standard & Poor´s ha provocado que la bolsa española pierda todo lo ganado en el presente año y traerá un fuerte encarecimiento de los costes de financiación del Estado.
Todos los analistas afirman que la decisión de la agencia de poner el ráting de España bajo vigilancia “con implicación negativa” es el anuncio de una casi segura rebaja efectiva de calificación. Hasta ahora, España disfrutaba del nivel AAA, la máxima calificación crediticia, la revisión a la baja del ráting de España, de hacerse efectiva, tendrá un impacto demoledor sobre los costes de financiación, justo en el momento en que el Gobierno necesita más fondos.
 
De hecho las reacciones ya han sido nefastas, el Ibex reaccionó a la baja provocando la pérdida de todo lo ganado por la bolsa en lo que va de año y el diferencial de la deuda española con la alemana –un indicador clave para medir la confianza en la economía española- se situó en el máximo de la historia del euro.
 
Pero lo más preocupante está en que la agencia estadounidense –que valora que la recesión está a la vuelta de la esquina y durará varios trimestres- justifica la decisión por los “considerables desafíos a los que se enfrenta la economía española” y afirma que en España las consecuencias serán graves por tener, a diferencia de otros países: “Un crecimiento potencial más débil y a la vez un sustancial y prolongado empeoramiento de las finanzas públicas” debido a los planes anticrisis del gobierno. De hecho ha colocado la economía española en el nivel de la de Irlanda y Grecia –también sometidos a revisión- países caracterizados por un crecimiento económico con graves excesos y un espectacular aumento del paro y del déficit público.
 
Todos los compromisos que está contrayendo el gobierno de Zapatero y que implican un creciente aumento del gasto público (especialmente las concesiones a las Autonomías) van a encontrar serias dificultades de financiación.
 
La economía española con un déficit exterior que supera ya el 10% del PIB y con un endeudamiento por habitante que nos coloca a la cabeza del mundo, va a sufrir más largamente el periodo de debilidad económica y eso lo pagaremos cada uno de los españoles.
 
Es necesario un plan nacional que afronte una reestructuración a fondo del modelo económico español y lo oriente hacia la creación de riqueza y empleo, pero el gobierno de Zapatero se limita a tomar medidas “paliativas” que no sólo no atacan enfermedad, sino que la vuelven cada día más ingobernable.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad