Santander y BBVA financian el control total de Endesa por la italiana Enel

El milagro de los panes y los peces

Si es usted un trabajador asalariado y acude al banco a solicitar un préstamo tenga por seguro que la respuesta, en un 90% de los casos, será negativa

0
0 votos
12-01-2009
Publicidad
Según informan diversos medios de comunicación, la multinacional italiana Enel que el año 2006 se hizo con el 64% de las acciones del principal monopolio eléctrico español, Endesa, ha llegado a un acuerdo con 7 grandes bancos -encabezados por el Santander de Botí­n y el BBVA- por el cual éstos están dispuestos a facilitarle un crédito de 8.000 millones de euros (casi un billón y medio de las antiguas pesetas) para que la italiana pueda comprar el 25% del capital de Endesa, todaví­a en manos de la constructora española Acciona. Según informan diversos medios de comunicación, la multinacional italiana Enel que el año 2006 se hizo con el 64% de las acciones del principal monopolio eléctrico español, Endesa, ha llegado a un acuerdo con 7 grandes bancos -encabezados por el Santander de Botí­n y el BBVA- por el cual éstos están dispuestos a facilitarle un crédito de 8.000 millones de euros (casi un billón y medio de las antiguas pesetas) para que la italiana pueda comprar el 25% del capital de Endesa, todaví­a en manos de la constructora española Acciona.
Si es usted un trabajador asalariado, un autónomo, incluso un pequeño o mediano empresario que acude a su banco habitual para solicitar un préstamo, una línea de financiación o una ampliación del crédito tenga por seguro que la respuesta, en un 90% de los casos, será negativa. O, en todo caso, le presentarán unas condiciones tan draconianas que será usted mismo el que salga espantado de la oficina bancaria.
 
No hay liquidez, hay desconfianza, el mercado interbancario está paralizado,... son los mantras que día tras día repiten los medios de comunicación para explicar esta anómala situación.
Sin embargo, si por el contrario es un gran monopolio –y por lo visto estos meses, mejor si es propiedad del capital extranjero– el que acude a la gran banca española a solicitar no una pequeña cantidad, sino varios miles de millones de euros para comprar una gran empresa del país o controlarla totalmente, entonces las cañas se tornan lanzas, las cajas fuertes se abren como por ensalmo y en su interior, para usted vacío, aparece una liquidez tan abundante como los propios beneficios que, pese a la crisis, siguen obteniendo los banqueros españoles.
 
Y no estamos, aunque parezca lo contrario, ante una edición actualizada del milagro de la multiplicación de los panes y los peces. Sino ante una realidad mucho menos evangélica. En la que los grandes bancos siguen obteniendo enormes beneficios y acumulando –mediante compras, absorciones y fusiones– nuevas y enormes masas de capital, en el que la liquidez ha sido severamente restringida para la inmensa mayoría del pueblo, pero de la que disfrutan abundantemente, bien sea mediante la aportación del Estado –es decir, del dinero nuestro–, bien sea mediante créditos multimillonarios, los grandes monopolios.
 
¿No dijo Zapatero que los 250.000 millones euros en forma de préstamos y avales del Estado concedido a la banca era para que el crédito volviera a llegar a familias y pequeños y medianos empresarios? Pues las cuentas no salen por ningún lado.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad