Televisión

Malvivendo. La televisión que sale de Internet

Ocho jóvenes sevillanos arrasan en Internet con una comedia auto producida sobre la vida en un barrio periférico.

0
0 votos
12-01-2009
Publicidad
La Red está diversificando las formas de distribución a pasos agigantados. Un grupo de veinteañeros acaba de lanzar el segundo capitulo de una serie que ya causa furor. Se titula "Malviviendo", y cuenta, en clave de humor, las peripecias de un "aparcacoches" sevillano y su pandilla de amigos, todos grandes consumidores habituales de marihuana. La Red está diversificando las formas de distribución a pasos agigantados. Un grupo de veinteañeros acaba de lanzar el segundo capitulo de una serie que ya causa furor. Se titula "Malviviendo", y cuenta, en clave de humor, las peripecias de un "aparcacoches" sevillano y su pandilla de amigos, todos grandes consumidores habituales de marihuana.
Como dice su creador, David Sainz, “no conozco a nadie que tenga una vida como las de Física o Química”. Esta quizá sea la clave de la sorprendente acogida popular de este producto, que se centra en las vidas de la gente a la que podemos conocer, y no en los estereotipos “oficiales” de juventud.
 
Todo comenzó en un curso de audiovisual de la Confederación de Empresarios en Sevilla. Los ocho amigos, todos con formación técnica y sin estudios universitarios, se lanzaron en realizar una serie que bromeara con la realidad que se vive al margen de la folclórica cultura oficial de la ciudad. La excelente factura técnica destaca en una producción que contó con un presupuesto de 40 euros en su episodio piloto.
 
Tanto la calidad técnica, como el cuidado y elocuente guión, hicieron sospechar al principio, a los más suspicaces, que se tratara de una campaña publicitaria “viral”, al estilo de “Amo a Laura”, tras la que se encontraba una gran productora. Nada más lejos de la realidad, ya no debería sorprendernos a estas alturas que jóvenes talentosos que han crecido empapándose de cultura visual, sean capaces de crear sin más medios que una pequeña cámara Panasonic y su tiempo y dedicación, un producto tan interesante.
 
Todos sin empleo, trabajan gratis y a tiempo completo hasta llegar a los diez capítulos mensuales que tendrá la serie. Pero su serie se apoya sobre la base de la independencia que les otorga el no haber recibido todavía ninguna subvención ni patrocinio. Aún así sus espectadores se cuentan ya por millones, cifras propias de las televisiones “oficiales”. Actualmente recaudan donaciones, como ellos dicen “para que mientras rodamos tengamos la gasolina y los bocadillos pagados”.
 
La serie se puede seguir gratuitamente a través de su página web www.malviviendo.com, así como en su canal de YouTube. De que se multipliquen opciones como esta dependerá el buen futuro creativo que se  avista en la producción televisiva en nuestro país.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad